• Av. Francisco Villa 6100, Jardines de San Francisco, Chih., CP 31115
  • Lun - Vie 9.00 - 19.00 hrs / Sab 9.00 - 13.00 hrs

Estrabismo

¿Qué es?

Es un problema visual que hace que los ojos no estén alineados correctamente y apunten en diferentes direcciones. Un ojo puede mirar hacia delante, mientras que el otro se vuelve hacia adentro, hacia afuera, hacia arriba o hacia abajo. El giro del ojo puede ser consistente o puede ir y venir. La alineación correcta puede intercambiar o alternarse de un ojo al otro.

El estrabismo es un problema de visión que consiste en la pérdida de paralelismo de los ojos; es una alteración de la visión binocular, es decir, mientras un ojo dirige la mirada a un objeto, el otro se desvía en una dirección diferente.

Se distinguen dos tipos de estrabismo: horizontal (bien hacia dentro), estrabismo convergente o (hacia fuera), estrabismo divergente; y estrabismo vertical, un ojo desplazado hacia arriba y otro hacia abajo. Sin embargo, existen casos de estrabismo en los que se dan diversas combinaciones.

El estrabismo es una condición común entre los niños. Un 4 por ciento de los niños en los Estados Unidos tienen estrabismo. La condición puede desarrollarse en el futuro. Puede estar presente en familias, sin embargo, muchas personas con estrabismo no tienen parientes con esta condición.

La esotropía infantil, durante la cual un ojo se vuelve hacia adentro, es un tipo común de estrabismo en los niños. Los niños pequeños con esotropía no pueden usar los dos ojos al mismo tiempo. La esotropía acomodativa, es la forma más común de isotropía desarrollada durante la infancia, por lo general entre niños de dos años de edad en adelante. Con este tipo de estrabismo, los ojos se vuelven hacia adentro cuando el niño enfoca sus ojos para ver con claridad. Este cruzamiento de los ojos puede ocurrir cuando se enfoca a distancia, de cerca, o ambas.

Exotropía. Observe el giro del ojo hacia afuera. La exotropía, es una condición en la cual un ojo gira hacia afuera, y es otro tipo común de estrabismo. Esto ocurre más frecuentemente cuando el niño enfoca objetos distantes. La exotropía puede ocurrir sólo de vez en cuando, especialmente cuando el niño está en estado de ensueño, enfermo o cansado. Los padres a menudo notan que el niño entrecierra un ojo cuando hay una luz brillante de sol.

Tratamiento

El estrabismo tiene dos consecuencias, una estética y otra visual, esta última mucho más importante.

La visual, llamada ambliopía u ojo vago, se trata mediante gafas y oclusiones del ojo dominante, es decir “parches sobre el ojo bueno”, para forzar así la visión del ojo afectado. Este tratamiento no cura el estrabismo y no hace disminuir la desviación, salvo casos particulares, es decir, que no es un tratamiento para la alteración estética, sino para la alteración visual que puede provocar el estrabismo.

La consecuencia, se trata mediante una intervención que se realiza habitualmente con anestesia general en los niños, y consiste en reforzar o debilitar los músculos oculares responsables de la mala alineación.

En los estrabismos del adulto, la cirugía se puede realizar también con anestesia local.

Las operaciones de estrabismo no son complicadas: se trata de reforzar o relajar los músculos responsables de los movimientos del ojo. La dificultad radica en la precisión del procedimiento para conseguir con la mayor exactitud los grados de arco más exactos para corregir la desviación. Se miden en dioptrías prismáticas.

En algunas ocasiones se puede utilizar toxina botulínica para conseguirlo. En general, los especialistas emplean la toxina botulínica en estrabismos convergentes en pacientes de menos de 4 años que sufren desviaciones no muy grandes y sin componente vertical asociado. En el resto de los casos, la opción suele ser la cirugía.