• Av. Francisco Villa 6100, Jardines de San Francisco, Chih., CP 31115
  • Lun - Vie 9.00 - 19.00 hrs / Sab 9.00 - 13.00 hrs

Oftalmología Pediátrica

Cuando nacemos el sistema visual no está maduro y va evolucionando hasta los 7-8 años. Durante ese periodo de la vida es fundamental detectar anomalias ya que pueden quedar secuelas irreversibles para el resto de la vida.

En esta detección es fundamental el papel de los padres y del oftalmólogo, ya que un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado permite que los hijos tengan una buena visión durante el resto de su vida.

¿Cuándo llevar a los niños al oftalmólogo?

Cuando el niño es muy pequeño los problemas visuales son detectados por los padres o los pediatras, más tarde el niño puede quejarse de molestias oculares. Sin embargo, en la gran mayoría de las ocasiones los problemas son detectados en visitas que se realizan al oftalmólogo.

Síntomas

Los motivos más frecuentes de consulta oftalmológica infantil son los siguientes:

  • Si se observa que el ojo se tuerce (estrabismo).
  • Acercarse mucho cuando al papel cuando escriben o ven la televisión.
  • Dolores de cabeza cuando hacen tareas de cerca (leer o escribir).
  • Entornar o guiñar los ojos.
  • Rascarse los ojos con frecuencia.
  • Si el niño tiene lagrimeo.
  • Si aparecen lagañas al levantarse.
  • Ojos rojos de manera habitual.
  • Pupila de color blanquecino o no es redonda.
  • Caída de los párpados superiores.