• Av. Francisco Villa 6100, Jardines de San Francisco, Chih., CP 31115
  • Lun - Vie 9.00 - 19.00 hrs / Sab 9.00 - 13.00 hrs

Presbicia

¿Qué es?

Es una afección en la cual el cristalino del ojo pierde su capacidad para enfocar. Esto dificulta el hecho de ver objetos cercanos.

Causas

El cristalino del ojo necesita cambiar su forma para enfocarse en objetos que estén cerca. La capacidad del cristalino para cambiar la forma se debe a la elasticidad del cristalino. Ésta se va perdiendo lentamente a medida que las personas envejecen. El resultado es una pérdida lenta de la capacidad del ojo para enfocar los objetos cercanos.

Las personas generalmente comienzan a notar esta afección alrededor de los 45 años, cuando se dan cuenta de que necesitan sostener los materiales de lectura a una mayor distancia para poder enfocarlos. La presbicia es una parte natural del proceso de envejecimiento y afecta a todas las personas.

Síntomas

  • Disminución en la capacidad para enfocar objetos cercanos.
  • Fatiga ocular.
  • Dolor de cabeza.

Tratamiento

No existe cura para la presbicia. En las etapas tempranas, puede darse cuenta que sostener los materiales de lectura más lejos o usar un tipo de letra más grande o más luz al leer puede ser suficiente. Conforme empeora la presbicia, usted necesitará anteojos o lentes de contacto para leer. En algunos casos, adicionar lentes bifocales a los ya existentes puede ser la mejor solución. Los lentes de lectura o bifocales recetados se necesitarán amplificar conforme usted envejece y pierde más la habilidad para enfocar de cerca.

A los 65 años de edad, la mayoría de la elasticidad del cristalino se ha perdido por lo que la prescripción de lentes para leer no continuará amplificándose.

Las personas que no necesitan gafas para ver a distancia posiblemente solo requieran media gafa o gafas para leer.

En el caso de las que son miopes pueden ser capaces de quitarse sus gafas para ver de lejos cuando van a leer.

Con el uso de lentes de contacto, algunas personas deciden corregir un ojo para visión cercana y el otro para visión lejana, esto se llama «monovisión». Esta técnica elimina la necesidad de los lentes bifocales o las gafas para leer, pero puede afectar la percepción de la profundidad.

Algunas veces, la monovisión se puede producir a través de la corrección de la visión con láser. También existen lentes de contacto bifocales que pueden corregir tanto la visión cercana como la lejana en ambos ojos.